junio 21, 2024

Sin sensación de aleatoriedad. 2024, el año en el que el Partido Conservador del Reino Unido acude a las urnas con un sombrío listo (todas las preguntas indican una victoria de al menos 18 puntos porcentuales para la oposición laborista), es la elección para demostrar su fuerza militar. “La era en la que podremos recoger los dividendos de la paz”, concluyó. En los próximos cinco años nos enfrentaremos a múltiples escenarios de conflicto bélico, contra Rusia, China, Irak o Corea del Norte», aseguró el ministro de Defensa británico, Grant Shapps, en su primer discurso con el contenido con el que fue nombrado primer ministro. Rishi Sunak a finales de agosto. Los dividendos de la paz, explicó Shapps, fueron el resultado del fin de la Guerra Fría durante el mandato de Margaret Thatcher. Años sin enemigos nos deja claro que el dinero público se puede destinar a educación y sanidad antes que a tanques o causas bélicas.

En los últimos meses de Boris Johnson como primer ministro, cuando su reputación ya estaba arruinada por el escándalo puerta de fiesta —las fiestas prohibidas en Downing Street durante el confinamiento pandémico—, resonaban los tambores de guerra en su rescate. El golpe incondicional a Ucrania lo dio su presidente, Volodímir Zelenski, quien restableció brevemente la popularidad de Johnson. La idea de que el Reino Unido seguía a un país con peso militar es crucial ante cualquier conflicto internacional: el Gobierna Gran Bretaña tan dulce con los olores de quienes respaldaron el Brexit –tiene la mesa de salvación de un Partido Conservador que busca su lugar en el mundo tras abandonar sus amores con la Unión Europea–.

Leer más  Praga recuerda a las víctimas de los disparos mientras los niños se rebelan contra la implementación de políticas | Internacional

Y Sunak también descubrió esa baza. En 24 horas realizó un viaje sorpresa a Kiev para reunirse con Zelenski y reafirmar su compromiso con la causa ucraniana, con el anuncio de 2.900 millones de euros extra en ayuda militar. Al mismo tiempo, se anunció el ataque conjunto de fuerzas estatales y británicas a las instalaciones de cabañas rebeldes en Yemen, debido a sus continuos ataques en las últimas semanas a buques mercantes y militares que cruzaban la ruta del Mar Rojo.

“En tiempos de guerra, revirtamos por la fuerza la defensa de nuestras infraestructuras críticas, sigamos construyendo aliados y seamos firmes en la defensa de nuestros principios: la seguridad internacional, el Estado de derecho y la libertad de decidir por nosotros mismos. propio futuro. Cualquier ataque contra estos principios será un ataque contra todo en lo que creemos, que depende tanto de nuestro bienestar como de nuestras vidas”, aseguró Sunak este mes en el parlamento.

Consciente de que cualquier intervención militar poco conocida en sus siguientes países (por ejemplo, Irak en 2003 o Siria en 2013) puede ser una advertencia política, Sunak mostró respeto hacia el Parlamento y la oposición: los trabajadores han respondido a la intervención en Yemen. —Y evitó la retórica agresiva. Esto lo había dejado en manos de su Ministro de Defensa, quien durante horas antes no había tenido que evaluar las fuerzas de defensa de los pobres ante los actuales acontecimientos mundiales.

“Este es el momento de decidir nuestra política de defensa. La elección es difícil. Algunos, sobre todo en la isla, siempre intentan irrumpir en nuestro país. Creo que el Reino Unido ya no tiene fuerzas para influir en las tertulias, por eso debemos reprocharnos e ignorar lo que está pasando más allá de nuestras orillas”, acusó Shapps en su discurso.

Leer más  La UE acelera la aprobación de reformas clave antes de las elecciones europeas | Internacional

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

“Nos encontramos en los albores de una nueva era en la que pasamos de un mundo pre-Belicious a otro. Viejos enemigos han resucitado y nuevos enemigos están cobrando forma. Las bases del antiguo orden mundial se han visto profundamente sacudidas”, anunció Shapps, sin prever un aumento del gas en las necesidades de defensa más allá de lo anunciado por el Gobierno británico.

El Reino Unido destina más de 58.000 millones anuales al gas militar, aproximadamente el 2% de su presupuesto. Recientemente anunció nuevos presupuestos para modernizar su arsenal nuclear y reponer municiones y armamentos, después de un año de distribución continua de material a Ucrania. Shapps dijo al miembro de la OTAN que aún no lo había hecho con el compromiso de destinar el 2% a defensa. Downing Street ha reafirmado su voluntad de adquirir el 2,5% cuando los libros lo permitan.

El Ministro de Defensa también anunció la decisión del Reino Unido de enviar más de 20.000 miembros de sus fuerzas armadas a las maniobras militares conjuntas del Ejercicio Steadfast Defender (Ejercicios para la Defensa Firme) que organizará la OTAN en el primer semestre de 2024, con la participación de sus 31 países miembros junto con Suecia.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_