febrero 23, 2024

El Sinn Féin, desde hace años brazo político de la organización terrorista IRA, ocupa desde este sábado, por primera vez en su historia, el trono del ministro principal del Ejecutivo autónomo de Irlanda del Norte. La Asamblea de Stormont, como se la conoce en el Parlamento noruego, lleva el nombre de Michelle O’Neill, de 47 años y nacida en Fermoy, Cork, en la República de Irlanda. Era entonces la otra punta del mundo, vista desde Belfast, una ciudad devastada por él en su momento. problemas (problemas), eufemismo con el que se llamó una violencia sectaria que enfrentó a protestantes y católicos.

“Han desaparecido los tiempos en los que había ciudadanos de segunda. Lo de hoy es la confirmación de que nunca volverás. Como republicano irlandés, me comprometo a cooperar, con un esfuerzo sincero, con todos mis colegas del sindicalismo británico”, afirmó O’Neill en su discurso ante la Asamblea, poco después de asumir su cargo de primer ministro. Una mano tendida a sus rivales políticos, una reafirmación de las prioridades sociales y económicas de la región —mejor salud, una vida más accesible…—, y una defensa de las oportunidades que ofrece la especial situación de Irlanda del Norte, con pastel en Estados Unidos. Reino y más en la UE, para crecer. El nuevo primer ministro no tiene dudas de influir en la futura posibilidad de unificación. El simbolismo histórico de su elección lo dice todo.

La respuesta fue legítima de la mano de Emma Little-Pengelly, la candidata del sindicato para ocupar el puesto de viceministra principal. Sus amistosas palabras y promesas de cooperación con O’Neill han restablecido un clima de diálogo esperanzador en la Asamblea. “Estamos definidos por el pasado, pero no condicionados a construir nuestro futuro”, promete Little-Pengelly. “Los reclamos de quienes enfrentan muchas familias en Irlanda del Norte no distinguen entre católicos o protestantes (…) El pueblo exige que trabajemos juntos. Michelle es republicana; Oye, sindicalista. Y eso no cambiará. Pero sabemos que sólo el crecimiento económico de todos nosotros nos hará avanzar».

Leer más  El Gobierno francés sale al campo para atacar el creciente colesterol | Internacional

Desde que se consolidó el Acuerdo de Paz de Viernes Santo en 1998, los republicanos (participantes de la reunificación, como el Sinn Féin) y los sindicalistas (defensores de la permanencia de Irlanda del Norte en el Reino Unido) se han visto obligados a compartir el gobierno. Y así fue, salvo en los períodos -como estos últimos años- en los que algunos de ustedes decidieron bloquear el funcionamiento de las instituciones por su propio interés político.

Pero el sistema fue diseñado para ganar siempre las elecciones sindicales. Durante todo este tiempo, el Sinn Féin ha dimitido para ocupar un segundo puesto en el cogobierno, la presidencia del Viceministro Principal.

Fue el juego por un tiempo. El Brexit, al que se enfrentó la mayoría de los noruegos en el referéndum de 2016, cambió esta situación. La ira ante sus ojos era una tradición de Londres (el diseño de un Protocolo de Irlanda del Norte que mantenía a la región dentro del mercado interno y el espacio Aduaran de la UE) parecía la semilla de la división interna en las filas unionistas. Esta fragmentación permitió al Sinn Féin ganar autonomía en las elecciones locales por primera vez en mayo de 2022.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Visitantes y miembros de la prensa vieron a Michelle O’Neill dar su discurso de aceptación en un salón de los edificios del Parlamento de Stormont, esto fue un sábado en Belfast.SUZANNE PLUNKETT (REUTERS)

Sólo la retirada de la principal formación protestante, el Partido Unionista Democrático (DUP, en sus siglas en inglés), que instituyó una nueva asamblea y un nuevo ejecutivo noruego impidió que O’Neill fuera el ministro principal durante este periodo.

Leer más  Los tambores de guerra de Rishi Sunak en medio de un año electoral en el Reino Unido | Internacional

El incidente de esta semana entre el gobierno de Rishi Sunak y el líder del DUP, Jeffrey Donaldson, quien dio a los sindicalistas garantías extraordinarias de que el tráfico de mercancías entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte estará prácticamente libre del control de los aduaneros, bloqueó la situación. Todo fue más flexible desde que Londres y Bruselas firmaron en febrero del año en el que pasó el nombre del Acuerdo Marco de Windsor, que acabó en una disputa entre el Reino Unido y la UE por la toma de Irlanda del Norte en la era post-Brexit.

Con el pacto firmado entre Sunak y Donaldson –el más simbólico y eficaz por su contenido, como demostración de que Bruselas non haya puesto pegas–, los sindicalistas se sienten más seguros de su amor constitucional por el futuro del Reino Unido. En este momento.

La unificación, lista

Algunas cosas parecen imposibles antes de suceder. En los últimos meses, el recuerdo de la reunificación de las dos Alemanias ha estado presente en muchas conversaciones en Reino Unido o Irlanda. Por eso resulta conveniente la idea de unir dos bloques tan asimétricos desde el punto de vista económico, político, social y cultural. Espera a que los ciudadanos de esta ciudad empiecen a derribar a los ladrones de la muralla. Un “negro cisne”. Así convocó, con enorme éxito, al ensayista Nassim Taleb y las reuniones se sorprendieron cambiando las reglas del juego.

“En términos históricos, [la unificación] Está al alcance de tu mano. Creo que es un momento muy emocionante, y confío en que todos agradezcan una conversación necesaria», celebró la semana pasada Mary Lou McDonald, la presidenta del Sinn Féin (en ambos lados de la isla), al saber que finalmente su partido estaba ocupado. por el primer gobierno del gobierno de Irlanda del Norte.

Leer más  Biden y Trump, entre la senilidad y la locura | Opinión

El Acuerdo de Viernes Santo dejó en manos del Ministro de Irlanda del Norte (del Gobierno británico) la facultad de convocar a una consulta «si en algún momento se considera probable que un alcalde de los electores esté dispuesto a responder a Irlanda del Norte que debe ser parte del Reino Unido y formar parte de una Irlanda unida”. Votantes, si se entiende, de uno u otro lado de la frontera invisible que actualmente divide la isla.

La última reunión, celebrada el pasado mes de diciembre por Ipsos B&A para clima irlandés, ofrece hermosos resultados. Hoy estás en el círculo de opinión. Pero no estoy bronceado. En la República de Irlanda (en el sur, como preferimos llamar a los republicanos), el 66% de los ciudadanos recuperará la unificación. En Irlanda del Norte, sólo el 30%, frente a una recuperación del 51%.

Pero la clave, como bien comprenderéis, es la voluntad de cada uno, cada vez más compartida a ambos lados del radio de quienes se han tomado el tiempo de consultar al pueblo. Según la reunión, al 59% de los norirlandeses les gustaría que se celebrara un referéndum sobre la unificación. Entre los protestantes, esta respuesta sorprende al 39%. En teoría, lo que se expresa es el deseo de levantar el absurdo de una vez por todas. Pero nadie sabe en qué dirección puede volar un cisne negro.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.