marzo 3, 2024

Gaza es un infierno que cada día que pasa parece más, describe Doaa Ulyan desde la ciudad sureña de Rafah: bombas israelíes “distintas de las utilizadas anteriormente” destrozan el cielo con “enormes destellos de rojo intenso”. La tierra en la que esta mujer era “tan feliz” ahora es una “pesadilla”. Cada noche pienso que podría ser la última, la relación por WhatsApp lleva 36 años con Palestina desde su precario refugio en Rafah. Lo peor de la muerte, el dolor y un “terror indescriptible” es que su marido y los dos hijos de la mujer —Rezeq, de 10 años, y Abdullah, ahora mismo— viven en el “infierno”, explica la madre en su voz quebrada. .

Toda la familia de este gazatí —padres, hermanos y hermanas— reside en Granada. Posee una visa Schengen válida emitida por España. Pese aello, está atrapado en Gaza: sus hijos no tienen documentos. Incluso si lo entienden, la familia necesitará ser gestionada por el Gobierno español antes que Egipto e Israel para estar a salvo. Salvo contados casos, sólo los palestinos que tienen una segunda nación han podido cruzar el paso fronterizo de Rafah con Egipto.

Desde el comienzo de la guerra, Ulyan y su familia han suplicado a diversos organismos estatales y humanitarios de España que la hayan ayudado a ella y a los menores a franquear la frontera. Su padre, que reside en Granada desde 2012, ha multiplicado las gestiones para proteger a sus hijos del enclave palestino y alojarlos en su casa en España. Espera ahora, en vano, nos explica por teléfono desde la ciudad andaluza Malak Ulyan, abuela de Doaa.

Primero se dirigió al Consulado General de España en Jerusalén, a lo que contestó con una correspondencia en la que se comunicaba que sólo los españoles, sus padres, conjuges e hijos menores podían haber evacuado, un «criterio que no es discutible», asegurando el mensaje. . Bassem Ulyan, padre de Doaa, recibió el 14 de diciembre a la subdelegación del Gobierno en Granada, que remitió la documentación al Ministerio de Asuntos Exteriores. En correspondencia directa a este periódico, este organismo precisa: “La tramitación de visas es responsabilidad de los consulados correspondientes, por lo que el seguimiento de su situación no es responsabilidad de esta subdelegación”. Este diario también fue solicitado al Ministerio de Asuntos Exteriores para el caso de Ulyan. Las fuentes diplomáticas se limitaron a responder que ese departamento «había estado apoyando la salida» [de Gaza] de los ciudadanos hispanopalestinos acompañados de sus familiares directos”.

Leer más  Agricultores alemanes se ponen contra las cuerdas en el Gobierno de Scholz con una semana de movimiento | Internacional

Al menos un país, Canadá, ha ofendido a familiares de sus ciudadanos que quieren salir de Gaza con visas temporales. Esta posibilidad se ha ampliado a los familiares de segundo grado canadiense. Doaa Ulyan tiene una esposa que es española.

Rezeq (izquierda) y Abdullah, los hijos de Doaa Ulyan, en la Alhambra de Granada, en 2022, en una imagen cedida.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Una casa destruida

Ulyan ha viajado a España en tres ocasiones con visados ​​Schengen como el que aún tiene en vigor, documento de viaje que este diario puede consultar. El documento permite permanecer en España durante 90 días, con entradas múltiples, y tiene validez hasta el 27 de febrero. En su última visita a sus familiares en Granada, la mujer viajó acompañada de sus hijos, quienes también se divirtieron con sus visas. La familia siempre regresaba a Gaza a su debido tiempo. Por tanto, España ha concedido estos tres permisos para entrar a continuación. Su sueño no fue ni emigrar ni estable en Europa. “Antes de la guerra, estaba completamente satisfecho con mi vida en Gaza”, dice Ulyan, “mis hijos son pequeños, van a la escuela, se unen a un club y amo mi hogar”. Luego envía foto vía WhatsApp de un amplio y confortable salón decorado con sofás y cortinas en tonos ocres. No existes en casa. Un bombardero israelí lo destruyó. Tus hijos aún no saben que no tienes a dónde regresar.

Ulyan tiene licencia en Administración de Empresas y en Secretariado Internacional e idiomas. Hasta octubre la familia abandonó la ciudad de Gaza —obedeciendo la primera orden de evacuación al sur del ejército israelí—, Ulyan trabaja en el Fondo Municipal de Desarrollo y Préstamo (MDLF, por sus siglas en inglés), una organización de urbanismo financiada por el Banco Mundial. Su trabajo en esta institución -que gestionaba proyectos de desarrollo para las comunidades más vulnerables de Gaza- la «encantó», aseguró. Ella era “la única mujer del taller”.

Leer más  Los gastos del rojo que despidió a PDVSA: un helicóptero, 22 carros blindados y 5 millones de dólares en abandono | Internacional
Doaa Ulyan, en una imagen superior, posando con un muñeco de nieve en Sierra Nevada, en Granada, en 2022.

Ulyan me envió una foto de sus vacaciones en España. Reconozco a esa mujer sonriente, posando delante de un museo de nieve en Sierra Nevada, o con sus hijos en la Alhambra, en las imágenes también aplazadas y en las que aparece muy desconsolada, soplando una bocina improvisada con palos y papeles en el refugio compartido en Rafah con otros desplazados. En esta ciudad del sur de Gaza y en su zona de Aledan –unos 100 kilómetros cuadrados– se han formado ya la mayoría de los más de 1,9 millones de espacios ocupados sobre un total de 2,3 millones de gazatíes. “La gente está durmiendo en la calle” en algún sitio de “escuelas, hospitales o en cualquier edificio”, relató la mujer en este periodo que comienza a principios de diciembre. No por él el ejército israelí abandonó los bombardeos de esta ciudad, ni de otras en aquellas donde Israel ordenó el asentamiento de civiles.

Malak, la señora de este gazatí, relató desde Granada el sinevivir en el que se convirtió a la familia Ulyan para mantener en Doaa ya a sus hijos en Gaza, sin poder ayudarlos: “Mi padre sufre mucho cuando hablamos por teléfono con ella en la puerta voz tanta rueda que aguanta”, asegura la mujer. En las ocasiones posteriores en que Israel cortó las líneas telefónicas e Internet de Francia, esta familia escuchada en Granada pasó los días «consultando la lista de muertos para ver si eran Doaa, los niños o su marido», se queja Malak.

Leer más  El ala más dura del Partido Conservador exige el voto de Sunak para evitar la derrota electoral | Internacional

Mientras el número de muertos por la ofensiva israelí en Gaza se acerca a los 23.000, la mayoría cada vez menos mujeres, otros 100.000 se desplazaron al interior de Rafah en los últimos días de diciembre, inundando los bombardeos cada vez más intensos en las localidades más al norte, como Jan Yunis y Deir. al Balah, señaló información de la ONU sobre la guerra.

El 20 de noviembre cayó una bomba en dos calles del refugio donde vivía Doaa Ulyan y su familia. La explosión desató los cristales y sacudió las paredes, mientras los niños gritaban aterrados. Ese día, Ulyan dijo a este diario: “Sólo quiero ayudarme a cruzar la frontera con mis hijos. A veces nos tomamos dos días para conocer a los niños. Nadie sabe que a tus bebés les gusta dormir y no tienen que comer para alimentarlos”. La mujer explicó que no quería dárselo a sus hijos y que ellos solo tenían niños y algo rojo que repartía la ONU. El agua que bebes es de un pozo. “No exagero si digo que hay gente que se está muriendo de hambre. Mis palabras no alcanzan para describir el infierno que padecemos”, lamentó así. Las Naciones Unidas advirtieron a finales de diciembre que la mitad de la población de Gaza estaba en riesgo de sufrir violencia.

Doaa Ulyan aparece, visiblemente abatida, en su refugio en Gaza, en otra imagen rota.

Las duras condiciones de vida han sido levantadas por la salud de esta mujer y sus hijos. Ulyan padece desde hace años el síndrome del intestino irritable, una enfermedad que empeora con el estrés, la mala nutrición y la mala calidad del agua potable. Esta madre le dio el medicamento el 2 de diciembre y ahora su dolor está incontrolado. Tanto es así que intenté venir al hospital.

Rezeq y Abdullah también fueron arrestados. El segundo año atrás pasé en ocasiones “días con vómitos entéricos” y ambos presentaban erupciones cutáneas. “El sentimiento de impotencia ante mis hijos porque no puedo proporcionarles comida sana, higiene ni mantos ahora que el frío lo está arruinando”, se queja la mujer. Luego recordó cómo su hijo alcalde de 10 años le preguntó un día: «Mamá, ¿podemos dormir y podemos perder este tiempo?».

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_